Para ser un partícipe eficiente en la gestión del negocio inmobiliario es necesario contar con el conocimiento preciso del rubro, si bien en la apariencia simula “ser un sencillo proceso de comercialización de propiedades”, pues por el contrario, hoy se requiere de un amplio conocimiento de todos los elementos que impactan en el desarrollo y gestión de la actividad. Las competencias profesionales asociadas al RSC (corporate social responsibility) o RSE (empresarial) movilizan todos los procesos para obtener innovadas gestiones profesionales acordes a los tiempos actuales.

Lograr la efectiva comercialización de un proyecto inmobiliario exige cognición por parte del profesional, no solo limitada al aspecto de promoción y venta del mismo, sino además, en las condiciones técnicas, jurídicas y económicas que se tuvieron en cuenta para su concepción y desarrollo, las que influyen en el valor del producto final, generando una plusvalía al momento de ser comercializado. Asimismo hay que reconocer el impacto colectivo de disciplinas que constantemente se interrelacionan en este espacio colaborativo de producción y servicios, asimilable con lo corporativo.

 

Ciertamente el profesional del rubro comprende que para cada caso en particular, las variantes están latentes y nunca es un solo camino, siempre hay alternativas válidas que nos invitan a gestionar de una manera u otra en el mundo de los negocios inmobiliarios.

 

Gestión del negocio inmobiliario (Fuente imagen: freepick.es)

 

Todo proceso siempre se ha basado o está influenciado por algún modelo de paradigma, en donde cada paso tiene un trayecto justificado, alternativas válidas comprobadas y un historial de generaciones donde se comparten actividades efectivas. Pues el negocio de la tierra no está exento de paradigmas, he inclusive de frases célebres que no desaparecen ni en tiempos de crisis, tales como: invertir en ladrillos garantiza el futuro, o comprar tierras es una inversión de refugio, o estimar que ser propietario de un bien raíz es el mayor anhelo de una persona. Es claro que en nuestra cultura latinoamericana, el concepto estabilidad económica está muy ligado a la tenencia de la propiedad, es decir que quien tiene finca raíz tiene solidez y futuro, apreciaciones que impactan valorativamente en todo momento.

En el desarrollo de la actividad inmobiliaria coexisten una serie de acciones que en algunos casos van mutando y en otros, siguen siendo paradigmáticas. Lo cierto es que hoy la tecnología innova en los modelos de gestión profesional y, sobre dicho ámbito se suma la aplicación de la llamadas “competencias blandas”, que afirman las relaciones interpersonales, exaltan las capacidades de liderazgo y acción constante, rescatan habilidades altamente valoradas como los buenos modales, el sentido común, la actitud positiva y el buen humor, la empatía, la gestión colaborativa, entre otros. No basta contar con  el conocimientos y las habilidades en planificación, organización negociación, comercialización, ventas, entre otros; sino que exige del profesional inmobiliario la aplicación de elementos interpersonales y relacionales que juegan un papel igual, y en algunas ocasiones, más importante que el mismo conocimiento del mercado inmobiliario.

 

El negocio inmobiliario no es sólo la gestión de compraventa o locación de fincas, sino que en la actualidad lleva consigo una diversidad de temáticas legales, comerciales, técnicas y tecnológicas que imponen nuevos desafíos al momento de generar, desarrollar y concretar negocios en bienes raíces.

 

Los tiempos disruptivos y las competencias profesionales dinamizadas con todo a full, nos llevan a la reinvención constante del plan de trabajo, por lo que para poder abordar gestiones exclusivas o específicas dentro de la oficina o empresa inmobiliaria, será oportuno evidenciar un “modelo de gestión corporativo” multidisciplinario que ciertamente coadyuve a perfilar el camino para brindar al cliente el servicio profesional esperado. Aun cuando se cuente con la experticia en temas de negociación, pues es prudente y necesario apoyarse también en aquellos profesionales que tienen mayor conocimiento en temáticas legales, técnicas, tecnológicas y económicas vinculadas al ámbito inmobiliario, a fin de prestar la mejor asesoría que califique como de “alta calidad” al servicio.

 

Para atender las demandas de clientes cada vez más exigentes, es necesario dominar una amplia gama de temas e información del rubro, asimismo considerar la necesidad de contar con conocimientos –en algunos casos-  sofisticados para otorgar un servicio diferenciado de los competidores.

 

La capacitación permanente es esencial para el profesional inmobiliario (Fuente imagen: freepick.es)

 

No solo la experiencia en antigüedad e idoneidad del profesional inmobiliario es suficiente para llevar a cabo una negociación exitosa, pues la actualización académica juega un papel importante en el desarrollo de su actividad, ya que hoy se requiere de preparación permanente para interactuar en el inconstante mercado inmobiliario. La aplicación de nuevas estrategias en el desarrollo de la gestión le permitirá acondicionarse a las particularidades de cada caso en pro de la concreción satisfactoria del negocio.

La idea corporativa tiende a marcar la diferencia, y será así cuando el profesional titular de la oficina o empresa inmobiliaria logre generar desde soluciones sencillas e innovadoras para el servicio, hasta la disposición de información analítica de impacto en el rubro de negocios que satisfagan y aborden la complejidad en casos distintivos que se susciten por los diversos sistemas de inversión cuyo objetivos estén puestos en tierras. Actualmente nada puede quedar al azar, es necesario trabajar en la búsqueda de herramientas que evidencien perfección constante en el servicio de gestión inmobiliario.

 

Marcela Agustina Ibáñez - Argentina

Martillera Corredora Pública Inmobiliaria –Perito Tasador. Ley 7191/84- Córdoba Argentina.

Docente en Martillero y Corredor Público e Inmobiliario de Universidad Siglo 21 (ARG.)

Autora de Elementos de la Tasación (4ta.Ed. 2018. Alveroni. Cba ARG) y, Valuaciones Inmobiliarias Urbanas (Ed. 2018 en soporte digital e-Libro Miami USA)

Integra appraisal team Inter>ProValues - Development and research of the science of the appraisal.

 

Edgar Flórez Cárdenas - Colombia

Ingeniero Civil Especialista en Derecho Urbano, Propiedad y Políticas de Suelo – Especialista en Avalúos

Avaluador inscrito en el Registro Abierto de Avaluadores - RAA. Ley 1673 de 2013 Colombia.

Consultor en Derecho Urbano, Gestión Predial, Ordenamiento Territorial y Valuación.

 

Fecha de publicación: 26 de marzo de 2020. Colombia

CLIENTES

©2021 bienubicados.com todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss Logo